Skip to content

Tacos de langostinos con salsa de yogur

21 de abril de 2017

Tacos de langostinos con salsa de yogur 1

Si eres seguidor de este bloc ya sabes que todo lo que huela a México es recibido con alegría. Hay que avisar, como siempre, que esto es una interpretación libre y personal, pedir disculpas a los mexicanos que puedan sentirse ofendidos, que ser educados nunca está de más, y gritar bien alto: ¡Viva México! (si el que lee es mexicano que añada cabrones).

Necesitamos:

  • Unas tortillas de trigo o de maíz. Si solo encuentras grandes puedes hacer los tacos recortándolas con un molde de cocina al tamaño que quieras y listo.
  • Langostinos frescos.
  • Un pimiento rojo y otro verde, una guindilla o un chile, unas hojas de lechuga y unos dientes de ajo negro.
  • Queso manchego o mahonés o idiazábal curado, uno bien sabroso.
  • Sal y pimienta negra molida y unas hojas de cilantro.
  • Y la salsa de yogur siguiendo la receta de la casa.

Al taco:

Empieza por los langostinos: Retira el exoesqueleto, saca la tripa con ayuda de una punta y trocea en dados. Reserva.

Pica también la lechuga en tiritas y el cilantro.Tacos de langostinos con salsa de yogur 2

Pica muy finos los dientes de ajo negro, que le dan un toque espectacular, y filetea la guindilla y el pimiento verde y rojo también en tiras muy finas.

Salrea el ajo, los pimientos y unos filetes de guindilla con un pellizco de sal y pimienta. Dale unas vueltas y añade los langostinos en trozos. Saltea cuatro o cinco minutos y listo.

Muy rápido. Sirve los langostinos y la verdura sobre una tortillita, añade unas tiras de lechuga, cilantro picado, unas gotas de lima y queso recién rallado.

Rápido a la mesa y que cada uno se sirva la salsa de yogur que guste.

Música mexicana (por supuesto)

Sigo la música mexicana un poco así a salto de mata pero sin perder de todo el hilo. Hay tantos grupos y tan buenos, tantas escenas, tantos estilos… empezar por el surf rock es siempre un acierto y los Blenders nunca fallan.

Pizza de morcilla y queso de cabra

17 de abril de 2017

Pizza de morcilla y queso de cabra

Considerar esto una receta es exagerar un poco. Con ella simplemente quiero llamar la atención sobre el consumo de aceite de palma que casi nos están imponiendo las grandes compañías alimentarias. A ellas les sale más barato, pero a nuestra salud -es una grasa rica en ácidos grasos saturados- y al medio ambiente -se están destruyendo millones de hectáreas de bosque en los países de origen para producirlo- le sale carísimo. He utilizado masa de pizza Eroski porque es la única que he encontrado en el mercado que no solo no lleva aceite de palma, sino que lo indica claramente en su envoltorio. A ver si cunde el ejemplo. Aquí os dejo un interesante enlace sobre el asunto.

El avío:

  • Masa de pizza Eroski libre de aceite de palma.
  • Una morcilla (la mía es una de Antequera que me quedaba por ahí).
  • Un rulo de queso de cabra.
  • Un trozo de queso manchego semi.
  • Tres o cuatro tomates.
  • Media cebolleta.
  • Unas hojas de rúcula.
  • Sal y punto.

A la masa:

La masa de pizza Eroski no es ni la más fina ni la más crujiente del mercado, pero sí que es la única que presume de no llevar aceite de palma entre sus ingredientes, y con eso de momento nos vale. Por su puesto, no existe ningún tipo de relación comercial entre Eroski y este humilde bloc.Pizza de morcilla y queso de cabra 1

Comienza por el tomate. Escáldalo, pélalo, retira las semillas y pásalo por la batidora. Un pellizco de sal y listo.

Pon la masa sobre un papel de horno, extiende el tomate triturado y ve distribuyendo con gracia encima unas rodajitas de rulo de cabra, otras de morcilla y la cebolleta cortada muy muy fina.

Espolvorea queso manchego recién rallado de forma generosa y al horno, que has precalentado a 200 grados durante diez minutos.

Debería dar un tiempo de horno, pero acostumbro a mirar por la ventanita y cuando la pizza tiene buen aspecto, la saco y punto.

Unas hojas de rúcula por encima y a la mesa, que se enfría…

Música:

Contaba en la última entrada que en pocos días tendremos en Ibiza una nueva edición, la tercera, del festival Sueños de Libertad, que empezó de una forma muy modesta y este año tiene un cartel muy guapo. En él está Jairo Depedro, que es ya un clásico en la isla. Un gran músico y un mejor persona. Una de mis canciones preferidas de ‘El pasajero’, su último disco, es ‘Déjalo ir’, aquí en versión acústica.

 

Solomillo de cerdo curado en casa

31 de marzo de 2017

Solomillo de cerdo curado 2Ni que decir tiene que curar carnes en Ibiza no es lo habitual, por eso tradicionalmente las patas de cerdo se han empleado para hacer sobrasadas y no jamones. Pero en casa se pueden curar algunas piezas de forma muy sencilla y salen muy ricas. Es solo cuestión de paciencia…

El avío:

  • Un solomillo de cerdo
  • Un kilo de sal y otro de azúcar (usaremos algo más de medio kilo)
  • Romero picado, pimienta negra y blanca molidas y pimentón de la Vera.

Al lío:Solomillo de cerdo curado pin

El método de curación es casi el mismo que el que empleamos para el salmón marinado, pero dándole un poco más de tiempo:

En un bol grande mezcla la sal, el azúcar y una ramita de romero fresco picada.

Elige una fiambrera alargada y extiende una base de un centímetro de la mezcla de sal y azúcar. Pon el solomillo y cubre con el resto de la mezcla. Ponle un peso encima (un brik de un litro va perfecto) y a la nevera un par de días.

Transcurridos los dos días desentierra el solomillo de la mezcla de sal y azúcar, lávalo bien, incluso lo puedes sumergir un rato en agua para quitarle la mayor parte de sal posible.

En un papel extiende tres o cuatro cucharadas generosas de pimentón de la Vera y un poco de pimienta blanca y negra recién molidas. Seca el solomillo y lo rebozas muy bien con la mezcla pimentonera. Momifícalo en un papel de cocina y guárdalo en el sitio más fresco y oscuro de la nevera entre 10 y 15 días.

Ya solo queda esperar.

Pasadas las dos semanas saca el solomillo, sacúdelo para eliminar el exceso de pimentón y ya puedes cortarlo y servir unas rodajitas a la familia o a los colegas y a ver qué cara ponen.

Y la música:

Entre el 20 y el 22 de abril (ya) se celebrará en Ibiza, en la playa de s’Arenal de Sant Antoni, la tercera edición del festival Sueños de Libertad. En el cartel hay un poco de todo: Depedro, Leiva, Iván Ferreiro, Kitty, Daisy & Lewis… ya iré poniendo a algunos por aquí. Y apuesto a que Fantastic Negrito van a ser una de las sorpresas del festival. Ahí lo dejo:

Risotto de higaditos de pollo

24 de marzo de 2017

Risotto de higaditos

Probablemente habréis leído alguna vez un artículo de esos de normas básicas para hacer un risotto o cómo hacer el mejor risotto… en fin, ya aviso de que nos las vamos a saltar,. Pero se puede hacer un buen risotto con el arroz  y el queso y las verduras que tengas por casa. Vamos a ello.

El avío para cuatro personas:

  • Cuatro vasitos de un buen arroz bomba y el doble de caldo de pollo.
  • Como no tenía zanahoria, le he puesto una chirivía, un tallo de apio y un par de dientes de ajo.
  • Unos 200 gramos de higaditos de pollo y una tira de bacon.
  • Queso mahonés semi, cremoso y sabroso.
  • Un poco de perejil y cebollino.
  • Aceite de oliva y sal.

Al lío.

Es muy fácil. Lava y corta en dados los higaditos y el bacon y reserva.

Pon el caldo de pollo a calentar y mantenlo caliente. risotto de higaditos 1

Pela y pica el ajo, la chirivía y el apio y rehógalos en tres cucharadas de aceite. Después añade los higaditos y el bacon. Póchalo todo, ojo que no se queme, y añade el arroz.

Dale unas vueltas al arroz con los higatidos y las verduras y ve añadiendo el caldo vaso a vaso según se vaya consumiendo.

Sigue removiendo. Cuando el arroz esté al dente aún debe estar húmedo, ligeramente caldoso. Entonces lo retiras del fuego y echas las hierbas picadas muy finas y el queso rallado. Remueve un poco más y silba para que esté todo listo en la mesa, porque hay que comérselo así, reciente y calentito.

Y la música:

Esta semana ha muerto Chuck Berry y poco puedo añadir a todo lo que ya se ha dicho y se ha escrito sobre él. Pero al día siguiente de su muerte aparecieron en las redes un montón de vídeos nuevos y de muy buena calidad además, así que lo mejor es dejar que se exprese:

 

 

Macarrones de espelta con salsa de queso

17 de marzo de 2017

macarrones-de-espelta-con-queso

Lo de que los macarrones sean de espelta es casi por molar, porque no aportan ni un sabor ni una textura muy diferentes a los de trigo. Y la salsa de queso no es muy ortodoxa, que digamos. Pero lo importante, creo yo, es que mi hijo Dani se zampó dos platos que, como diría mi madre, daba gloria verle.

El avío como para cuatro bocas:

  • 400 gramos de macarrones (y aquí siempre me pregunto por qué los fabricantes hacen solo paquetes de 250 y 500 gramos, es decir, para dos y media o cinco personas).
  • Cuatro lonchas de bacon gorditas.
  • Una cebolla dulce pequeña y un diente de ajo.
  • Queso como para una boda. Para no quedar mal con nadie he elegido parmesano, emmental y manchego.
  • 200 ml de leche evaporada o nata líquida.
  • sal, pimienta negra y un pellizco de nuez moscada.
  • Aceite de oliva y una nuez de mantequilla.

Receta:

Pon agua con sal a cocer en una olla grande y cuando rompa a hervir añade la pasta. Cuece el tiempo que indique el paquete. Cuando pase ese tiempo retira del fuego, cuela la pasta y reserva.macarrones-de-espelta-con-queso-pinb

Mientras pica fina la cebolla y el ajo y corta el bacon en tiras. Pon un par de cucharadas de aceite de oliva en la olla y rehoga la cebolla y el ajo. Añade el bacon y dóralo.

Cuando esté dorado añade la leche evaporada con sal, la pimienta recién molida y ralla un poco de nuez moscada.

Deja que la nata vaya reduciendo y casi al final echa un buen trozo de emmental y otro de queso manchego rallados.

Cuando el queso se haya incorporado bien a la salsa añade los macarrones y la mantequilla. Retira del fuego mientras lo mueves. Ponlo todo en una fuente de horno. Ralla el queso parmesano por encima y lo metes a gratinar al horno, que has precalentado a 200 grados.

Cuando se forme una costra doradita ya puedes sacar los macarrones del horno e irte corriendo a la mesa, servirlos bien calientes y comprobar cómo da gloria ver a la familia o los amigos devorándolos.

Y la música:

Con temor de que alguien piense que pretendía hacer un plato italiano y ya que estaba con la serie ‘clásicos entre los clásicos’, yo creo que este ‘Un anno d’amore’ de Nino Ferrer, conocida en todo el mundo (menos en España y supongo que en parte de Suramérica) en la versión de Mina, tiene que estar en esa lista. Aquí se conoció por la preciosa versión que hizo Luz Casal para la no tan preciosa ‘Tacones lejanos’ de Almodóvar. Pero es que yo soy muy fan de Mina, capaz de darle intensidad a una canción solo con la mirada…

 

Carrilleras al vermut

10 de marzo de 2017

carrilleras-al-vermu-1

Problemas con los sinónimos ¿carrilleras o carrilladas? ¿vermut, vermú, vermouth, o incluso vermout?. En fin, todas son válidas, la duda era elegir las palabras más usadas para el título, las que sonaran mejor. Espero que carrilleras, en este caso de cerdo, y vermut os sirvan.

El avío como para cuatro personas:

  • Dos carrilleras de cerdo por barba (tres si hay mucha hambre).
  • Dos cebollas enteras, dos o tres dientes de ajo y un pimiento (yo elegí uno amarillo, pero vale igual rojo o naranja).
  • Un vaso de vermut y medio más de agua.
  • Sal, pimienta negra, romero, perejil y una pizca de comino.
  • Aceite de oliva.

Al lío:

Las carrilleras son una pieza superjugosa, supermelosa y supersabrosa, así que lo mejor es cocinarlas de una forma sencilla y disfrutarlas en toda su potencia.

En una buena olla de hierro fundido pon tres cucharadas de aceite de oliva y dora las carrilleras por los dos lados. Retira y reserva.carrilleras-al-vermut-pin-2

Mientras, pica la cebolla, el ajo y el pimiento. No hace falta que lo piques muy fino porque después vamos a triturar la salsa.

Rehoga la cebolla, el ajo y el pimiento picados en el mismo aceite en el que has dorado las carrilleras. Cuando la cebolla esté transparente vuelve a poner las carrilleras en la olla y lo sofríes todo junto un par de minutos.

Añade el vaso de vermut, medio de agua y las hierbas y especias picadas. No hace falta pasarse con las hierbas porque, al fin y al cabo, el vermut es vino macerado con hierbas y ya aporta sabor a campo.

Dale unas vueltas y cuando se haya evaporado el alcohol tapa la olla y cuece dos horas a fuego muy suave, con cariño, paciencia y sin estrés. Puedes aprovechar para leer a Kierkegaard o ver un partido del Rayo Vallecano. En el descanso y tras los fueras de juego puedes echarle un vistazo a la olla y darle una vuelta.

Dos horas después -y tras el pitido final- retiras las carrilleras del guiso y bates la salsa como si no hubiera un mañana, hasta que quede bien fina. Lo puedes consumir en el momento o dejarlo para mañana, que estará más bueno, y acompañarlo con unas patatas fritas, arroz blanco, o lo que te apetezca.

Y música:

La semana pasada inicié un ciclo de ‘clásicos entre los clásicos’ y no creo que este ‘Novocaine for the soul’ de The Eels pueda considerarse tal, podría ser una nueva serie: ‘futuros clásicos o ya veremos’, o algo así.

 

Pintxos de morcilla con manzana y feta

2 de marzo de 2017

pintxos-de-morcilla-con-manzana-y-feta-1

La amiga Lola, como siempre la llama Pepe, me regaló una morcilla de su pueblo, Antequera (Málaga), y me encantó. No es ni de arroz ni de cebolla. Es solo sangre y grasa de cerdo muy especiada, con ajo, hierbas, pimienta, pimentón y comino. Es muy parecida a la butifarra negra catalana o al botifarró ibicenco. Había que darle una vuelta, aunque sea sencilla.

Ingredientes:

  • La morcilla, claro, si no tienes de Antequera, pues la de tu pueblo, que seguro que está buena.
  • Una manzana, yo le he puesto una granny smith, que tiene un sabor ligeramente ácido que creo que le va muy bien.
  • Un trozo de queso feta.
  • Un poco de cebollino o brotes de cebolla, como en este caso.
  • Una barra de pan.

Al lío:

El montaje es de lo más sencillo. Corta unas rebanadas de pan  de un dedo de grosor, más o menos. Otras de morcilla de un dedo también. Y para terminar unas más finas de manzana.pintxos-de-morcilla-con-manzana-y-feta-2

Montamos: Una rodaja de pan, una de morcilla y una de manzana… y al horno, precalentado a 180 grados. Asa unos 1o minutos, hasta que se empiece a dorar la cosa.

Colócalo en el plato con unos dados de feta encima, para contrastar el pintxo, y un poco de cebollino picado o brotes de cebolla. Atraviésalo con un pintxo y a la mesa. Fácil.

Y música:

Me echaba yo mismo en cara hace unos días que tenía abandonados a los clásicos en el bloc, así que habrá que iniciar una serie de ‘clásicos entre los clásicos’. Podemos empezar con la gran Nina Simone, por poner un ejemplo. Espectacular.