Skip to content

Macarrones de espelta con salsa de queso

17 de marzo de 2017

macarrones-de-espelta-con-queso

Lo de que los macarrones sean de espelta es casi por molar, porque no aportan ni un sabor ni una textura muy diferentes a los de trigo. Y la salsa de queso no es muy ortodoxa, que digamos. Pero lo importante, creo yo, es que mi hijo Dani se zampó dos platos que, como diría mi madre, daba gloria verle.

El avío como para cuatro bocas:

  • 400 gramos de macarrones (y aquí siempre me pregunto por qué los fabricantes hacen solo paquetes de 250 y 500 gramos, es decir, para dos y media o cinco personas).
  • Cuatro lonchas de bacon gorditas.
  • Una cebolla dulce pequeña y un diente de ajo.
  • Queso como para una boda. Para no quedar mal con nadie he elegido parmesano, emmental y manchego.
  • 200 ml de leche evaporada o nata líquida.
  • sal, pimienta negra y un pellizco de nuez moscada.
  • Aceite de oliva y una nuez de mantequilla.

Receta:

Pon agua con sal a cocer en una olla grande y cuando rompa a hervir añade la pasta. Cuece el tiempo que indique el paquete. Cuando pase ese tiempo retira del fuego, cuela la pasta y reserva.macarrones-de-espelta-con-queso-pinb

Mientras pica fina la cebolla y el ajo y corta el bacon en tiras. Pon un par de cucharadas de aceite de oliva en la olla y rehoga la cebolla y el ajo. Añade el bacon y dóralo.

Cuando esté dorado añade la leche evaporada con sal, la pimienta recién molida y ralla un poco de nuez moscada.

Deja que la nata vaya reduciendo y casi al final echa un buen trozo de emmental y otro de queso manchego rallados.

Cuando el queso se haya incorporado bien a la salsa añade los macarrones y la mantequilla. Retira del fuego mientras lo mueves. Ponlo todo en una fuente de horno. Ralla el queso parmesano por encima y lo metes a gratinar al horno, que has precalentado a 200 grados.

Cuando se forme una costra doradita ya puedes sacar los macarrones del horno e irte corriendo a la mesa, servirlos bien calientes y comprobar cómo da gloria ver a la familia o los amigos devorándolos.

Y la música:

Con temor de que alguien piense que pretendía hacer un plato italiano y ya que estaba con la serie ‘clásicos entre los clásicos’, yo creo que este ‘Un anno d’amore’ de Nino Ferrer, conocida en todo el mundo (menos en España y supongo que en parte de Suramérica) en la versión de Mina, tiene que estar en esa lista. Aquí se conoció por la preciosa versión que hizo Luz Casal para la no tan preciosa ‘Tacones lejanos’ de Almodóvar. Pero es que yo soy muy fan de Mina, capaz de darle intensidad a una canción solo con la mirada…

 

Carrilleras al vermut

10 de marzo de 2017

carrilleras-al-vermu-1

Problemas con los sinónimos ¿carrilleras o carrilladas? ¿vermut, vermú, vermouth, o incluso vermout?. En fin, todas son válidas, la duda era elegir las palabras más usadas para el título, las que sonaran mejor. Espero que carrilleras, en este caso de cerdo, y vermut os sirvan.

El avío como para cuatro personas:

  • Dos carrilleras de cerdo por barba (tres si hay mucha hambre).
  • Dos cebollas enteras, dos o tres dientes de ajo y un pimiento (yo elegí uno amarillo, pero vale igual rojo o naranja).
  • Un vaso de vermut y medio más de agua.
  • Sal, pimienta negra, romero, perejil y una pizca de comino.
  • Aceite de oliva.

Al lío:

Las carrilleras son una pieza superjugosa, supermelosa y supersabrosa, así que lo mejor es cocinarlas de una forma sencilla y disfrutarlas en toda su potencia.

En una buena olla de hierro fundido pon tres cucharadas de aceite de oliva y dora las carrilleras por los dos lados. Retira y reserva.carrilleras-al-vermut-pin-2

Mientras, pica la cebolla, el ajo y el pimiento. No hace falta que lo piques muy fino porque después vamos a triturar la salsa.

Rehoga la cebolla, el ajo y el pimiento picados en el mismo aceite en el que has dorado las carrilleras. Cuando la cebolla esté transparente vuelve a poner las carrilleras en la olla y lo sofríes todo junto un par de minutos.

Añade el vaso de vermut, medio de agua y las hierbas y especias picadas. No hace falta pasarse con las hierbas porque, al fin y al cabo, el vermut es vino macerado con hierbas y ya aporta sabor a campo.

Dale unas vueltas y cuando se haya evaporado el alcohol tapa la olla y cuece dos horas a fuego muy suave, con cariño, paciencia y sin estrés. Puedes aprovechar para leer a Kierkegaard o ver un partido del Rayo Vallecano. En el descanso y tras los fueras de juego puedes echarle un vistazo a la olla y darle una vuelta.

Dos horas después -y tras el pitido final- retiras las carrilleras del guiso y bates la salsa como si no hubiera un mañana, hasta que quede bien fina. Lo puedes consumir en el momento o dejarlo para mañana, que estará más bueno, y acompañarlo con unas patatas fritas, arroz blanco, o lo que te apetezca.

Y música:

La semana pasada inicié un ciclo de ‘clásicos entre los clásicos’ y no creo que este ‘Novocaine for the soul’ de The Eels pueda considerarse tal, podría ser una nueva serie: ‘futuros clásicos o ya veremos’, o algo así.

 

Pintxos de morcilla con manzana y feta

2 de marzo de 2017

pintxos-de-morcilla-con-manzana-y-feta-1

La amiga Lola, como siempre la llama Pepe, me regaló una morcilla de su pueblo, Antequera (Málaga), y me encantó. No es ni de arroz ni de cebolla. Es solo sangre y grasa de cerdo muy especiada, con ajo, hierbas, pimienta, pimentón y comino. Es muy parecida a la butifarra negra catalana o al botifarró ibicenco. Había que darle una vuelta, aunque sea sencilla.

Ingredientes:

  • La morcilla, claro, si no tienes de Antequera, pues la de tu pueblo, que seguro que está buena.
  • Una manzana, yo le he puesto una granny smith, que tiene un sabor ligeramente ácido que creo que le va muy bien.
  • Un trozo de queso feta.
  • Un poco de cebollino o brotes de cebolla, como en este caso.
  • Una barra de pan.

Al lío:

El montaje es de lo más sencillo. Corta unas rebanadas de pan  de un dedo de grosor, más o menos. Otras de morcilla de un dedo también. Y para terminar unas más finas de manzana.pintxos-de-morcilla-con-manzana-y-feta-2

Montamos: Una rodaja de pan, una de morcilla y una de manzana… y al horno, precalentado a 180 grados. Asa unos 1o minutos, hasta que se empiece a dorar la cosa.

Colócalo en el plato con unos dados de feta encima, para contrastar el pintxo, y un poco de cebollino picado o brotes de cebolla. Atraviésalo con un pintxo y a la mesa. Fácil.

Y música:

Me echaba yo mismo en cara hace unos días que tenía abandonados a los clásicos en el bloc, así que habrá que iniciar una serie de ‘clásicos entre los clásicos’. Podemos empezar con la gran Nina Simone, por poner un ejemplo. Espectacular.

Salsa de yogur fácil (superfácil, de hecho)

24 de febrero de 2017

salsa-de-yogur-1

La salsa de yogur va genial para muchas comidas. Puedes usarla para platos de rollo griego, árabe, mexicano… para aderezar carnes y, sobre todo, para aliñar ensaladas de una forma sencilla y rica. Y se puede usar sin temor como sustituta de la también rica pero más pesada mayonesa.

El avío:

  • Un yogur griego sin azúcar.
  • Aceite de oliva, zumo de lima o limón, sal y pimienta.
  • Unas hierbas frescas: menta, perejil, cebollino, cilantro o la que tengas en casa.
  • Una puntita de guindilla opcional.

En un plis plas:

Casi que con leer los ingredientes ya está todo dicho.

Coge un bol profundo y echa el yogur, una cucharada de aceite de oliva virgen extra, una cucharada de zumo de Lima, un pellizco de sal y un pco de pimienta recién molida. Bate enérgicamente con un tenedor.

Ahora pica unas hojitas de menta, perejil y cebollino (o cilantro, o salvia, o romero, orégano, lo que te apetezca. Pica también la punta de guindilla si te apetece y los mezclas todo con el yogur.

Deja reposar para que los sabores se conozcan. Listo.

Puedes añadir un pepinillo picado o un poco de cebolla tierna, o sustituir el aceite por un par de aceitunas molidas… esta es una receta básica y luego ya sabes: la imaginación al poder.

Y un poco de música:

Pienso en las cosas que he estado escuchado últimamente y una de las que definitivamente me quedo es a Kevin Morby. Y sí, suena a tierra y a electricidad y a hierba y a pollo frito y a pólvora y a vaqueros y a boñiga de vaca si me apuras. En fin, todas esas cosas que siempre me han gustado ¿Me estaré volviendo eso que llamábamos un pureta?

http://vevo.ly/vVBbVu

 

Fideos udon con atún

17 de febrero de 2017

fideos-udon-con-atun

Cuando vemos por la tele a un cocinero británico preparando paella con chorizo (y ya hemos visto a Jamie Oliver, a Gordon Ramsay, a Lorraine Pascale y a otros haciéndolo) nos llevamos las manos a la cabeza, lo consideramos casi un insulto, y sin embargo el arroz con chorizo está espectacular. Todos tenemos derecho a interpretar las recetas como nos dé la gana, siempre que no intentemos hacerlas pasar por tradicionales. Esto no es un plato japonés, aunque algunos de sus ingredientes lo sean, pero está bueno y tiene su gracia.

El avío para dos personas:

  • 200 gramos de fideos udon.
  • 150-200 gramos de lomo de atún fresco.
  • Cebolla, medio pimiento rojo, una zanahoria.
  • Para el caldo: Caldo de pescado, salsa de soja, mirin

Al fideo:

De los fideos udon me encanta la textura algo mantecosa, son muy finos y muy suaves, normalmente se emplean en sopas bien calientes, pero también se pueden usar para un plato de fideos más reconocible por estos lares.fideos-udon-con-atun-1

Lo mejor es cortar primero los ingredientes y luego todo va rápido: pica la cebolla, corta en tiras el pimiento y la zanahoria y el atún en dados. Reserva.

Hierve los fideos en el caldo de pescado aderezado con soja y vino de arroz mirin el tiempo que indique el paquete.

Mientras, puedes hacer un sofrito rápido primero con la cebolla picada y cuando empiece a transparentar subes el fuego a tope y salteas la zanahoria y el pimiento cortados en tiras. Al final añades el atún y le das una vuelta, dejándolo crudo por dentro.

Mezcla el sofrito con los fideos sacándolos directamente del caldo con los palillos (de nota) y puedes aliñar con un poco más de salsa de soja o teriyaki. Y corriendo a la mesa.

Y música:

Una voz apropiada para esta receta puede ser la de Miho Hatori, cantante japonesa que triunfó en Nueva York con Yuka Honda y Sean Lennon en Cibo Matto y que metió un poco de todo en la batidora, incluyendo la bossa nova, como en este ya añejo ‘Barracuda’. Más cool ya no se puede y con un punto surrealista…

 

Estofado de pavo y setas

10 de febrero de 2017

 

estofavo-de-pavo-y-setas-1

Puedes hacer este plato con las setas que quieras, las que encuentres de temporada. Yo le he puesto shimeji porque eran preciosas y me enamoré de ellas en el mercado y unos champiñones Portobello bien bonitos. Si son pequeños los puedes poner enteros, si no, con partirlos por la mitad vale. El pavo, eso sí, a ser posible muslo o contramuslo, que la pechuga queda muy seca en los estofados.

Ingredientes:

(Para cuatro o así)

  • Un contramuslo de pavo deshuesado.
  • Un bonito ramillete de setas shimeji y unos 100 gramos de champis.
  • Cuatro chalotas, un par de dientes de ajo, un par de zanahorias, un pimiento rojo y un tomate.
  • Sal, aceite de oliva virgen, pimienta molida, pimentón de la Vera y salsa de soja.
  • Un vasito de vino tinto.

A estofar:

Unos preparativos: Una hora o dos antes de liarnos en la cocina podemos cortar el pavo en dados grandes (de a bocado, pero teniendo en cuenta que mengua un poco con la cocción) y lo ponemos a marinar con la sal, la pimienta recién molida, el pimentón y un buen chorro de salsa de soja.

…dos horas después…estofado-de-pavo-y-setas-2

Lava bien las setas, retira las bases y no las piques mucho, que luzcan bien en el plato. Enteras o por la mitad y ya.

Pica la cebolla y el ajo bien picados y pela con un pelador fino y pica el pimiento rojo. Sofríelo todo con cariño, un pellizco de sal y a fuego lento.

Vamos por partes: Cuando esté bien pochado el sofrito echa las zanahorias y los dados de pavo y los doras un poco por todos lados… y después las setas… unos minutitos y sumas el tomate pelado, picado y despepitado… y para terminar el vaso de vino.

Cuando se evapore el alcohol tapa la olla y deja cocer a fuego lento una horita. Con el agua que sueltan las setas y el vino puede ser suficiente, pero seguramente tendrás que añadir también un vaso de agua. Hay que estar al loro (Laporta dixit) para que no se seque.

Y música:

Hace unos días leí un listado de esos que circulan por la red. Era sobre canciones que acaban de cumplir 20 años pero que no lo creerías (espera, que lo enlazo) y me encontré con el ‘Bitter Sweet Simphony’ de The Verve y, efectivamente, no me lo creía. Hace 20 años ya que esta canción me golpeó y no ha perdido nada. Y ese videoclip de Richard Ashcroft con ese rollo macarrón chocándose con la gente por la calle sin cambiar el careto sigue siendo genial.

Albóndigas de pollo en salsa de pimiento

27 de enero de 2017

albondigas-de-pollo-en-salsa-de-pimientos-2

Me daba mucha, pero mucha pereza, comenzar este 2017, que me parece una cifra rara, acostumbrado ya como estaba a 2016, o incluso a 2015, algo más redondo y elegante. Pero algún día de este 2017 había que empezar a publicar nuevas recetas. En fin…

Ingredientes:

  • Medio kilo de carne de pollo picada.
  • Una cebolla dulce, un pimiento rojo hermoso, un par de dientes de ajo y un tomate.
  • Un huevo.
  • Harina, aceite de oliva y sal.
  • Pimienta negra, una cucharadita de curry amarillo, una pizca de comino, un chorrito de salda de soja, unas gotas de tabasco y unas hojitas de perejil picado.
  • Un vaso de caldo de pollo.

A por ellas:

Pon en un bol la carne de pollo salpimentada y además con el curry, el comino, la salsa de soja, el tabasco y el perejil picado y reserva.albondigas-de-pollo-en-salsa-de-pimientos-1

Pela con un pelador (para que no queden luego peliculillas en la salsa) y corta en daditos el pimiento rojo y pica muy fina la cebolla y el ajo. Rehoga a fuego medio con una pizca de sal hasta que la cebolla empiece a estar transparente y entonces añades el tomate pelado, bien picado y despepitado y lo sofríes todo con paciencia y amor y tal.

Cuando el sofrito esté listo retiras una cuarta parte, a ojo, y lo mezclas con la carne y las especias que habías reservado. Añade también el huevo batido y remueve con garbo.

Ya puedes ir haciendo bolas -a mí me gustan más bien pequeñas, de bocado o dos bocados-, pasarlas por harina y dorarlas en aceite de oliva a fuego fuerte.

Según las vas dorando las vas sacando y echando al cacharro donde tienes el sofrito. Cuando todas estén fritas añades el vaso de caldo y vuelves a poner el cacharro al fuego para que haga chup-chup una horita mínimo. (antes de cocer puedes batir la salsa, pero yo prefiero encontrarme los tropezones).

Un buen vino y ande yo caliente y ríase la gente.

Y música:

Para empezar el año una canción de esas que se te pegan y cuando te quieres dar cuenta vas caminando por la calle al ritmo de ese bajo envolvente. Me enganché a ‘Es suave la voz’ de Mi Capitán a la primera escucha en Spotify a voleo y luego viendo el vídeo descubrí entre las sombras a toda esa tribu de músicos bárbaros barbudos barceloneses.