Skip to content

Fideos udon con atún

17 de febrero de 2017

fideos-udon-con-atun

Cuando vemos por la tele a un cocinero británico preparando paella con chorizo (y ya hemos visto a Jamie Oliver, a Gordon Ramsay, a Lorraine Pascale y a otros haciéndolo) nos llevamos las manos a la cabeza, lo consideramos casi un insulto, y sin embargo el arroz con chorizo está espectacular. Todos tenemos derecho a interpretar las recetas como nos dé la gana, siempre que no intentemos hacerlas pasar por tradicionales. Esto no es un plato japonés, aunque algunos de sus ingredientes lo sean, pero está bueno y tiene su gracia.

El avío para dos personas:

  • 200 gramos de fideos udon.
  • 150-200 gramos de lomo de atún fresco.
  • Cebolla, medio pimiento rojo, una zanahoria.
  • Para el caldo: Caldo de pescado, salsa de soja, mirin

Al fideo:

De los fideos udon me encanta la textura algo mantecosa, son muy finos y muy suaves, normalmente se emplean en sopas bien calientes, pero también se pueden usar para un plato de fideos más reconocible por estos lares.fideos-udon-con-atun-1

Lo mejor es cortar primero los ingredientes y luego todo va rápido: pica la cebolla, corta en tiras el pimiento y la zanahoria y el atún en dados. Reserva.

Hierve los fideos en el caldo de pescado aderezado con soja y vino de arroz mirin el tiempo que indique el paquete.

Mientras, puedes hacer un sofrito rápido primero con la cebolla picada y cuando empiece a transparentar subes el fuego a tope y salteas la zanahoria y el pimiento cortados en tiras. Al final añades el atún y le das una vuelta, dejándolo crudo por dentro.

Mezcla el sofrito con los fideos sacándolos directamente del caldo con los palillos (de nota) y puedes aliñar con un poco más de salsa de soja o teriyaki. Y corriendo a la mesa.

Y música:

Una voz apropiada para esta receta puede ser la de Miho Hatori, cantante japonesa que triunfó en Nueva York con Yuka Honda y Sean Lennon en Cibo Matto y que metió un poco de todo en la batidora, incluyendo la bossa nova, como en este ya añejo ‘Barracuda’. Más cool ya no se puede y con un punto surrealista…

 

Estofado de pavo y setas

10 de febrero de 2017

 

estofavo-de-pavo-y-setas-1

Puedes hacer este plato con las setas que quieras, las que encuentres de temporada. Yo le he puesto shimeji porque eran preciosas y me enamoré de ellas en el mercado y unos champiñones Portobello bien bonitos. Si son pequeños los puedes poner enteros, si no, con partirlos por la mitad vale. El pavo, eso sí, a ser posible muslo o contramuslo, que la pechuga queda muy seca en los estofados.

Ingredientes:

(Para cuatro o así)

  • Un contramuslo de pavo deshuesado.
  • Un bonito ramillete de setas shimeji y unos 100 gramos de champis.
  • Cuatro chalotas, un par de dientes de ajo, un par de zanahorias, un pimiento rojo y un tomate.
  • Sal, aceite de oliva virgen, pimienta molida, pimentón de la Vera y salsa de soja.
  • Un vasito de vino tinto.

A estofar:

Unos preparativos: Una hora o dos antes de liarnos en la cocina podemos cortar el pavo en dados grandes (de a bocado, pero teniendo en cuenta que mengua un poco con la cocción) y lo ponemos a marinar con la sal, la pimienta recién molida, el pimentón y un buen chorro de salsa de soja.

…dos horas después…estofado-de-pavo-y-setas-2

Lava bien las setas, retira las bases y no las piques mucho, que luzcan bien en el plato. Enteras o por la mitad y ya.

Pica la cebolla y el ajo bien picados y pela con un pelador fino y pica el pimiento rojo. Sofríelo todo con cariño, un pellizco de sal y a fuego lento.

Vamos por partes: Cuando esté bien pochado el sofrito echa las zanahorias y los dados de pavo y los doras un poco por todos lados… y después las setas… unos minutitos y sumas el tomate pelado, picado y despepitado… y para terminar el vaso de vino.

Cuando se evapore el alcohol tapa la olla y deja cocer a fuego lento una horita. Con el agua que sueltan las setas y el vino puede ser suficiente, pero seguramente tendrás que añadir también un vaso de agua. Hay que estar al loro (Laporta dixit) para que no se seque.

Y música:

Hace unos días leí un listado de esos que circulan por la red. Era sobre canciones que acaban de cumplir 20 años pero que no lo creerías (espera, que lo enlazo) y me encontré con el ‘Bitter Sweet Simphony’ de The Verve y, efectivamente, no me lo creía. Hace 20 años ya que esta canción me golpeó y no ha perdido nada. Y ese videoclip de Richard Ashcroft con ese rollo macarrón chocándose con la gente por la calle sin cambiar el careto sigue siendo genial.

Albóndigas de pollo en salsa de pimiento

27 de enero de 2017

albondigas-de-pollo-en-salsa-de-pimientos-2

Me daba mucha, pero mucha pereza, comenzar este 2017, que me parece una cifra rara, acostumbrado ya como estaba a 2016, o incluso a 2015, algo más redondo y elegante. Pero algún día de este 2017 había que empezar a publicar nuevas recetas. En fin…

Ingredientes:

  • Medio kilo de carne de pollo picada.
  • Una cebolla dulce, un pimiento rojo hermoso, un par de dientes de ajo y un tomate.
  • Un huevo.
  • Harina, aceite de oliva y sal.
  • Pimienta negra, una cucharadita de curry amarillo, una pizca de comino, un chorrito de salda de soja, unas gotas de tabasco y unas hojitas de perejil picado.
  • Un vaso de caldo de pollo.

A por ellas:

Pon en un bol la carne de pollo salpimentada y además con el curry, el comino, la salsa de soja, el tabasco y el perejil picado y reserva.albondigas-de-pollo-en-salsa-de-pimientos-1

Pela con un pelador (para que no queden luego peliculillas en la salsa) y corta en daditos el pimiento rojo y pica muy fina la cebolla y el ajo. Rehoga a fuego medio con una pizca de sal hasta que la cebolla empiece a estar transparente y entonces añades el tomate pelado, bien picado y despepitado y lo sofríes todo con paciencia y amor y tal.

Cuando el sofrito esté listo retiras una cuarta parte, a ojo, y lo mezclas con la carne y las especias que habías reservado. Añade también el huevo batido y remueve con garbo.

Ya puedes ir haciendo bolas -a mí me gustan más bien pequeñas, de bocado o dos bocados-, pasarlas por harina y dorarlas en aceite de oliva a fuego fuerte.

Según las vas dorando las vas sacando y echando al cacharro donde tienes el sofrito. Cuando todas estén fritas añades el vaso de caldo y vuelves a poner el cacharro al fuego para que haga chup-chup una horita mínimo. (antes de cocer puedes batir la salsa, pero yo prefiero encontrarme los tropezones).

Un buen vino y ande yo caliente y ríase la gente.

Y música:

Para empezar el año una canción de esas que se te pegan y cuando te quieres dar cuenta vas caminando por la calle al ritmo de ese bajo envolvente. Me enganché a ‘Es suave la voz’ de Mi Capitán a la primera escucha en Spotify a voleo y luego viendo el vídeo descubrí entre las sombras a toda esa tribu de músicos bárbaros barbudos barceloneses.

 

10 aperitivos y tapas para Navidad

20 de diciembre de 2016

¿Por qué los aperitivos o las tapitas pre… son las comidas que mejor saben de la Navidad? pues porque son las que nos atizamos con más hambre, que a veces cuando llega el plato principal estamos ya como el Tenazas. Así que, dejándonos llevar, podemos comer directamente de tapas y pasar de los grandes platos. Aquí van unas ideas, por si acaso.

Pintxos de morcilla y huevo de codorniz 2

1. Tapas de morcilla con huevo de codorniz

Los que conocéis este humilde bloc ya sabéis que la morcilla, y más si es de Burgos -y si concretamos de Villarcayo o Briviesca, los pueblos de mis ancestros- es algo así como el Santo Grial, descubierto eso sí, de estas páginas. Y esta es una de mis tapas preferidas, sabrosa y crujiente, un éxito asegurado: Receta.

Tartaletas de morcilla y queso de Burgos

2. Tartaletas de morcilla, queso y mermelada

Otra de morcilla y ya termino, pero es que la combinación de morcilla y queso es de esas imbatibles, y ya si le pones un poco de mermelada es de 10: Receta.

Paté de aceitunas negras y anchoas

3. Tapenade de aceitunas negras y anchoas

Un entrante que va bien para cualquier comida. Con unas tostaditas crujientes y el toque salado desaparece del cuenco en un visto y no visto: Receta.

Croquetas verdes de espinacas y roquefort

4. Croquetas verdes de espinacas y roquefort

Ya sabéis que las croquetas nunca faltan en esta casa. Hay miles de formas de hacerlas y un hecho indiscutible: Si las haces bien siempre están buenas: Receta.

croquetas de mijo y champis 1

5. Croquetas de mijo y champiñones

Otras croquetas, pero muy diferentes, prescindiendo de la bechamel y utilizando el mijo como aglutinador. Un toque distinto que levantará los elogios de tus sobrinos y las críticas de los cuñaos. Receta.

Queso con mermelada

6. Queso con mermelada

Ya decía antes que el queso y la mermelada, incluso sin morcilla. son de esas combinaciones irresistibles, así que esto más que una receta es una idea así rápida. Un buen queso sabroso (mahonés, idiazábal, manchego curado…) y tu mermelada preferida (higo, cebolla, tomate, guindillas…) y un poco de imaginación para montarlo. Receta.

Huevos de codorniz rellenos de salmón 1

7. Huevos de codorniz rellenos de salmón

Los huevos rellenos son otra debilidad de la casa, y ya que estamos con las comidas en miniatura, qué mejor que hacerlos con huevos de codorniz. Nunca fallan. Receta.

salmón marinado 1

8. Salmón marinado

Clásico entre los clásicos para las comidas/cenas de celebración en familia. De bodas, bautizos y comuniones caseros. Y siempre sale más rico y se puede vacilar más si te lo haces en casa. Receta.

zamburiñas a la plancha

9. Zamburiñas a la plancha

Toque marino que no falte, y bien sencillo. Unos bichos ricos a la plancha y listo, sin líos. Receta.

Tataki de atún con tomate

10. Tataki de atún con tomate

Y el toque japo, aunque con aire mediterráneo, para concluir, que siempre fija, limpia y da el esplendor del sol naciente y los cerezos en flor. Receta.

Croquetas de berenjena

16 de diciembre de 2016

croquetas-de-berenjenas

A pesar de que las croquetas son una especialidad de la casa, como bien saben el lector o lectores de este bloc, Vero dijo que estas de berenjena eran las mejores que había probado en su vida. Y son bien humildes…

El avío para unas 25 croquetas:

–Una berenjena bien hermosa.

–Para la bechamel: Leche, dos vasitos de los de vino de harina, una nuez de mantequilla, dos cucharadas de aceite de oliva virgen, un chorrito de salsa de soja, una cucharilla de curry, una pizca de pimienta y otra de comino y sal.

–Para el rebozado: harina, un par de huevos y un par de puñados de copos de maíz, para que quede bien crujiente.

A la masa:

Empezamos por la berenjena: lávala, corta el tallo, córtala por la mitad y ponla a escurrir un rato con sal para que sude sus amarguras. Luego la secas y la asas unos 20 o 25 minutos en el horno precalentado a 180 grados.

Pica la berenjena asada con piel, acuchillándola hasta que quede casi como una masa.

Vamos con la bechamel: Pon en una olla las dos cucharadas de aceite y la mantequilla. Calienta hasta que se deshaga, añade la harina y remueve con brío con las varillas. Ve añadiendo la leche, unos tres cuartos de litro en total, y removiendo hasta hacer una crema. Añade la sal, la pimienta, el curry, el comino y la salsa de soja, y al final la berenjena picada. Prueba y rectifica de sal.

Deja cocer la bechamel. Remueve y remueve con paciencia hasta que quede bien tersa y flexible, mínimo media hora. Como suelo decir quí, se sabe que está lista cuando pasas la cuchara de madera por el medio y hasta el fondo y se separa como si fuera el Mar Rojo a la orden de Moisés.

Deja enfriar en una bandeja.

Y el rebozado: Coloca la cadena de montaje: un plato con harina, otro con huevo batido, un tercero con los copos de maíz bien machacados y el último para apilar las croquetas.

Ve cogiendo masa con dos cucharas soperas, le das forma croquetera y la pasas por harina, huevo y maíz machacado.

Cuando estén todas, las fríes en aceite bien caliente y… a esperar a que a alguien le parezcan las mejores de su vida.

Y música:

Cosas curiosas de este 2016 que en cuanto nos demos cuenta se habrá ido: Tom Petty ha reunido a su grupo anterior a los Heartbreakers, de nombre Mudcrutch, ha publicado un disco y ha grabado un vídeo tristón que ha dirigido Sean Penn y protagoniza Anthony Hopkins ¿curioso o no?

Crema de calabaza y chirivía

11 de noviembre de 2016

crema-de-calabaza-y-chiriviaProbablemente no os habréis dado cuenta, pero empieza a refrescar, incluso aquí en Ibiza. Esta semana he llevado hasta pantalón largo y jersey y ayer mismo me puse una chaqueta. No quiero ni pensar cómo estarán en mi pueblo, Cercedilla. Un saludo a los parraos y un plato caliente para animar los estómagos.

Ingredientes:
–Todo hortalizas: Una calabaza, dos chirivías hermosas, un par de zanahorias, una patata y un nabo, por ejemplo, aunque si tienes por la nevera alguna verdura abandonada la puedes incorporar y punto.

–Un poco de queso rallado fuertecillo, yo le he puesto grana padano.

–Unas semillas de lino, o sésamo, o girasol o de la misma calabaza, lo que tengas a mano. Yo le he puesto lino.

–Sal y aceite de oliva virgen extra.

–Mantequilla (opcional).

En un pispás:
La crema de calabaza es todo un clásico para una cena rica y sencilla, pero la chirivía, que tiene un punto picante, le da una potencia de sabor más que interesante.

Vamos rápido: Pela todas las hortalizas y las cortas en trozos grandes. Las pones a hervir en agua que las cubra, con un pellizco de sal y con la olla tapada hasta que estén tiernas, unos 20-25 minutos.

Saca parte del caldo con el cacillo y lo reservas en otro cacharro. Bate en plan ‘Matanza de Texas’ hasta convertir todas las hortalizas en un puré suave y entonces vas añadiendo caldo y batiendo hasta que la crema adquiera la consistencia que te guste. También puedes añadir una nuez de mantequilla para que esté más suave. Prueba y rectifica de sal. Y si queda muy dulce para tu gusto puedes equilibrarla con dos gotas de vinagre.

Sirve bien caliente con un pellizco de queso recién rallado, unas semillas llovidas y un rayo de aceite de oliva en cada plato. Listo.

Y música:

Es curioso que con la cantidad de bandas que hay por el mundo que mezclan el folk con el rock o con el punk, incluso hasta puntos muy frikis, en España se haya cultivado tan poco este tema. De lo mejorcito son estos chicos de Burgos, La Maravillosa Orquesta Del Alcohol o, simplemente, La M.O.D.A.. Cañeros, divertidos y muy interesantes. Esta canción, en la que le cantan a los hijos de Johnny Cash, tiene ya unos añitos, pero a mí me encanta.

Quinoa con pollo

21 de octubre de 2016

quinoa-con-pollo-1

Había usado la quinoa en sopas o ensaladas, pero otra forma muy sencilla y muy rica es utilizarla en guisos, como si fuera arroz. A mis hijos les encanta, y aunque eso no significa nada, porque los hijos de otro se la pueden tirar a la cara –por ejemplo– da una pista, vamos, digo yo.

Ingredientes para cuatro personas:

–200 gramos de semillas de quinoa, 50 gramos por boca.

–Medio kilo de contramuslos o muslos de pollo deshuesados.

–Hortalizas: Una cebolla mediana, un diente de ajo, una zanahoria, medio calabacín y dos tomates.

–Aceite, sal, pimienta negra molida, media cucharilla de curry amarillo, un pellizco de comino molido y un poco de cebollino picado.

–Un chorrito de salsa de soja.

Al turrón:

Lava bien las semillas de quinoa y cuécelas 15 minutos. Cuela con un colador grande pero de malla fina y reserva.quinoa-con-pollo-2

Mientras, pica el pollo en dados y las hortalizas en daditos. Pon tres cucharadas de aceite en un wok o una tartera y saltea el pollo. Añade la cebolla, la zanahoria y el ajo y rehoga bien unos 10 minutos y al final añades el calabacín y el tomate picado sin piel ni semillas. También la sal, un poco de pimienta negra recién molida, el curry y el comino. Cocina hasta que el pollo esté bien tierno.

Ya casi está. Solo tienes que añadir la quinoa al resto de ingredientes, el chorrito de salsa de soja, y darle unas vueltas para que coja el sabor del rehogado. Sirve con un poco de cebollino picado llovido encima.

Un vasito de vino, los niños se tendrán que conformar con agua, y a la mesa.

Y la música:

Ya he pinchado aquí alguna vez a Egon Soda, que es uno de mis grupos preferidos de los últimos tiempos. Tengo que repetir porque llevo unas semanas sin sacarme de la cabeza algunas de sus canciones, sobre todo esta: ‘La recuperación’, de su último disco ‘Dadnos precipicios’.