Skip to content

Berenjena a la china

18 de mayo de 2018

Berenjena a la china1

Últimas semanas de relax. Sin trabajo. Sin blog. Sin nada. He aprovechado para darme un garbeo por China y, como ya esperaba, he comido muy bien. Casi siempre en restaurantes populares o familiares, en los que es muy difícil entenderse, pero una vez que tienes la comida en el plato merece la pena el caos comunicativo. Una de las cosas que más me ha gustado es la variedad de verduras y lo bien que las preparan en general, salteadas y al dente. En un restaurante familiar de Suzhou nos pusieron unas berenjenas riquísimas. Fui incapaz de descubrir la receta, así que he hecho una interpretación. O mejor, una aproximación. No me salieron igual, pero estaban buenas.

El avío:

  • Si encuentras berenjenas chinas, de esas alargadas y violetas, perfecto, si no, una berenjena grande o dos pequeñas de las de siempre.
  • Un par de dientes de ajo.
  • El zumo de media lima.
  • Miel.
  • Salsa de soja.
  • Sal.
  • Agua.
  • Aceite de semillas.
  • Unas rodajitas de tallo de cebolleta y semillas de lino o sésamo.

Al plato:

Corta las berenjenas en rodajas, ponles una pizca de sal y déjalas sudar un rato. Cuando suelten su yo interior amargo, las secas con papel de cocina.

Berenjenas chinas en el mercado de Suzhou.

Berenjenas chinas en el mercado de Suzhou.

 

Pon dos o tres cucharadas de aceite en una sartén y fríe las rodajas de berenjena. Tendrás que añadir un poco más de aceite, porque la berenjena tiene la mala costumbre de bebérselo.

Saca las rodajas, deja que se templen y córtalas en tiras.

Berenjena a la china2

Calienta dos cucharadas de aceite en un wok o una olla de hierro y pon el ajo cortado en láminas. Antes de que empiece a dorarse añade de nuevo las tiras de berenjena, medio vaso de agua, el zumo de lima o limón, un chorro de salsa de soja y tres cucharadas de miel. En plan agridulce.

Deja que reduzca el líquido removiendo con delicadeza para no romper mucho las tiras de berenjena y en unos diez minutos estará listo. Puedes añadir un poco más de agua si ves que se queda muy seco.

Sirve en una bandeja para compartir. Lo normal es espolvorear cilantro picado por encima, pero como no tenía lo arreglé con unas rodajitas de tallo de cebolleta y unas se

millas de lino.

Saca los palillos, una Tsingao bien fresca y a comer.

Y la música:

Entiendo que es lógico preguntarse que tiene que ver la cocina china con Lagartija Nick, pero es que mi compañero de viaje por Asia ha sido ‘Cuatro millones de golpes’, el libro de Eric Jiménez, el batería de Lagartija y los Planetas, en el que se desnuda en cuerpo y alma. Una historia digna de ser contada y leída que habla de Granada, del rock, de las drogas, del sexo, de los sentimientos, de las relaciones humanas… Así que ahora estoy recuperando los discos de aquellos años. Mi preferido siempre fue ‘Inercia’. Aquí ‘Satélite’ en un curioso montaje.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: