Skip to content

Carrilleras al vermut

10 de marzo de 2017

carrilleras-al-vermu-1

Problemas con los sinónimos ¿carrilleras o carrilladas? ¿vermut, vermú, vermouth, o incluso vermout?. En fin, todas son válidas, la duda era elegir las palabras más usadas para el título, las que sonaran mejor. Espero que carrilleras, en este caso de cerdo, y vermut os sirvan.

El avío como para cuatro personas:

  • Dos carrilleras de cerdo por barba (tres si hay mucha hambre).
  • Dos cebollas enteras, dos o tres dientes de ajo y un pimiento (yo elegí uno amarillo, pero vale igual rojo o naranja).
  • Un vaso de vermut y medio más de agua.
  • Sal, pimienta negra, romero, perejil y una pizca de comino.
  • Aceite de oliva.

Al lío:

Las carrilleras son una pieza superjugosa, supermelosa y supersabrosa, así que lo mejor es cocinarlas de una forma sencilla y disfrutarlas en toda su potencia.

En una buena olla de hierro fundido pon tres cucharadas de aceite de oliva y dora las carrilleras por los dos lados. Retira y reserva.carrilleras-al-vermut-pin-2

Mientras, pica la cebolla, el ajo y el pimiento. No hace falta que lo piques muy fino porque después vamos a triturar la salsa.

Rehoga la cebolla, el ajo y el pimiento picados en el mismo aceite en el que has dorado las carrilleras. Cuando la cebolla esté transparente vuelve a poner las carrilleras en la olla y lo sofríes todo junto un par de minutos.

Añade el vaso de vermut, medio de agua y las hierbas y especias picadas. No hace falta pasarse con las hierbas porque, al fin y al cabo, el vermut es vino macerado con hierbas y ya aporta sabor a campo.

Dale unas vueltas y cuando se haya evaporado el alcohol tapa la olla y cuece dos horas a fuego muy suave, con cariño, paciencia y sin estrés. Puedes aprovechar para leer a Kierkegaard o ver un partido del Rayo Vallecano. En el descanso y tras los fueras de juego puedes echarle un vistazo a la olla y darle una vuelta.

Dos horas después -y tras el pitido final- retiras las carrilleras del guiso y bates la salsa como si no hubiera un mañana, hasta que quede bien fina. Lo puedes consumir en el momento o dejarlo para mañana, que estará más bueno, y acompañarlo con unas patatas fritas, arroz blanco, o lo que te apetezca.

Y música:

La semana pasada inicié un ciclo de ‘clásicos entre los clásicos’ y no creo que este ‘Novocaine for the soul’ de The Eels pueda considerarse tal, podría ser una nueva serie: ‘futuros clásicos o ya veremos’, o algo así.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: