Skip to content

Paté de setas y almendras, Neil Young y la telomerasa

24 de junio de 2016

Paté de setas y almendras

La edad no perdona. La juventud se va para no volver. Solo la muerte es inevitable… Son frases que hemos escuchado desde niños y que tomamos como verdades absolutas. Pensaba en ellas esta semana mientras cocinaba porque el fin de semana pasado me ocurrieron dos cosas que han hecho que se revuelvan en mí los conceptos de juventud, de vejez e incluso de muerte: el concierto de Neil Young en el festival Mad Cool y la lectura del libro ‘Morir joven, a los 140’, de la investigadora María A. Blasco y la periodista especializada en ciencia Mónica G. Salomone, sobre las investigaciones en torno a la telomerasa como fuente para ‘curar’ o al menos retrasar el envejecimiento y hacerlo de una forma saludable. ¿Qué tienen que ver Neil Young y la telomerasa? dejad que os cuente la receta que estaba preparando y luego os lo explico.

El avío:
–Unos 300 gramos de setas. Pueden ser de un solo tipo o de varios. Yo empleé gírgolas, champiñones y shitake a partes más o menos iguales.
–Media cebolla y un diente de ajo.
–Sal, pimienta negra, un pellizco de comino y unas hierbas aromáticas (a elegir).
–Un puñadito de almendras mollares frescas.
–Aceite de oliva virgen.

En un plis plas:
Pica muy fina la cebolla y también el ajo descorzonado y ponlos a rehogar a fuego suave en dos cucharadas de aceite con un pellizco de sal. Mientras, lava y pica las setas e incorpóralas con las pizcas de pimienta y comino hasta que estén bien hechas. Si han soltado mucha agua retírala.Paté de setas y almendras 2

Echa en el vaso de la batidora las setas pochadas y el puñadito de almendras y bate a discreción hasta que quede una crema. Pruébala y alíñala a tu gusto con sal, pimienta y las hierbas aromáticas muy picadas. Yo le puse un poco de cebollino, perejil y unas hojitas de tomillo para darle un toque pastoril.

Deja enfriar en la nevera y sírvelo con unas tostadas como aperitivo, por ejemplo, con un buen vino o unas cervezas. Listo.

Música y letras y ciencia…
Neil Young se mostró en el Mad Cool como un músico absolutamente joven, a sus 70 años. Y utilizo la palabra joven por todo aquello que asociamos a la juventud: la ambición, la energía, la sinceridad de su propuesta incontaminada, el vigor de su música acompañada por los chavales –a su lado– de Promise of the Real, libres de complejos pese a tocar junto a un mito vivo y en plena forma. Nos pegó un revolcón tanto en la delicadeMorir joven a los 140za del inicio acústico como en el aluvión final, más cercano al free jazz ruidista que al pop. Ayuda sin duda que sus canciones son ya inmortales, pero salí del concierto con la impresión muy viva de que la edad puede perdonar y de que los conceptos de juventud y vejez son muy relativos.

Y al día siguiente cayó en mis manos –vía mi colega Mónica G. Salomone– ‘Morir joven, a los 140’ con un aliciente importante para acercarme al tema: mi absoluta ignorancia. Y resultó una lectura apasionante e inspiradora para el viaje de vuelta a Ibiza. Escrito con nervio periodístico pero huyendo de la charlatanería ‘antiaging’, con rigor, de forma amena, con aportaciones científicas, claro, pero también filosóficas, históricas, sociales y culturales, y con un pellizco de sentido del humor para acercarnos a un asunto que nos interesa y acojona a todos, como había hecho la noche anterior un tipo que, curiosamente, se apellida Young. Una delicia.

El vídeo es del concierto en Dublín y no suena muy allá… pero está el espíritu:

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 24 de junio de 2016 19:52

    ¡Pues subidón! La edad realmente es una cuestión de actitud, aunque la naturaleza tb te tiene que tratar bien. No es lo mismo 70 y con huesos fuertes, que 70 y una artrosis de no poder moverse del sillón. Aunque una vez más, estoy convencida de que la actitud influye en todo.
    Y el paté que propones suena espectácular, ¡y tan facil de preparar! Me lo apunto y te cuento cuando lo pruebe.
    ¡Un abrazo!

  2. 26 de junio de 2016 21:57

    Muy buena pinta ese paté! Tuve la suerte de ver a Neil Young en Barcelona y estoy completamente de acuerdo contigo. Parecía que no había diferencia de edad entre el y la joven banda, y se llevan 40 años! Es impresionante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: