Skip to content

Pastel de caballa

10 de junio de 2016

pastel de caballa 2Como diría Mick Jagger, es solo una ilusión de la receta arzakiana del pastel de cabracho, pero me gusta. Y así, bien fresquita, más… Y además bien barata, oiga.

El avío:

-Dos o tres caballas, según tamaño, que hagan más o menos medio kilo.

-Cuatro huevos.

-Una cebolla y una zanahoria.

-200 ml de nata líquida (un brick pequeño).

-150 ml de salsa de tomate.

-Pimienta blanca, una chispa de comino, unas gotas de tabasco y unas hojas de perejil bien picadas.

-Sal y aceite de oliva.

Al pastel:

Hay que empezar por cocer las caballas, algo que se puede hacer un buen rato antes para que les dé tiempo a enfriarse: Pon la olla a hervir y echa la zanahoria pelada y la cebolla limpia. Deja cocer una media hora y entonces añade las caballas, también limpias y destripadas. Que cuezan un cuarto de hora, más o menos. Cuela y deja que se templen en un plato.

Cuando las caballas se hayan templado desmígalas (lo más fácil es usar las manos para poder sacar la piel y las espinas con facilidad) y pon la carne en el vaso de la batidora con la nata líquida, la salsa de tomate, una pizca de pimienta, la chispa de comino y unas gotas de tabasco al gusto. Bate a muerte.

Cuando la textura del batido sea más o menos cremosa (nunca lo será del todo, así que no te decepciones mucho), añade los cuatro huevos batidos, el perejil muy fino y remueve bien. Prueba y rectifica de sal.

Precalienta el horno a 180 grados. Echa el batido de caballa en un molde previamente engrasado con un chorrito de aceite de oliva y al horno. Unos 30 minutos, hasta que puedas meter la punta del cuchillo y no salga muy húmeda.

Deja que se temple primero al aire y después enfría en la nevera para después poder comerla bien fresquita acompañada de una ensalada, unas tostaditas, un poco de mayonesa si se tercia y un vaso de vino blanco o de cava si te has puesto estupendo.

De un día para otro está fetén, advierto.

Y la música:

Ayer tuvimos de nuevo en Ibiza a L. A., que estrenaba un nuevo ciclo de conciertos en acústico en el Hotel Santos, con fiesta posterior en el vecino y hermano Santos Dorado. Es un sitio espectacular, al borde del mar de Platja d’en Bossa, para escuchar música bajo las estrellas mientras pasan los aviones para descargar turistas en el aeropuerto. L. A. lo calificó como “ridículamente idílico” y tenía razón, porque todo era tan bonito que parecía un cuadro de esos de atardeceres con tantos colores en que la naturaleza se ha vuelto cursi. En fin…

Por cierto, ayer mismo estrenaron este clip en plan spaguettiwestern:

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: