Skip to content

Albóndigas de merluza en salsa de tinta

4 de marzo de 2016

Albóndigas merluza con tinta 1El plato de los domingos en casa es el arroz negro, porque Vero es toda una experta, así que en el congelador siempre hay sobrecitos de tinta de calamar. Y un día abres la nevera para ver qué haces con esa cola de merluza que has comprado y de repente se puede encender una luz (la de la nevera, claro) y, entre una cosa y la otra, construir un plato fetén.

El avío para dos personas:

–Una cola de merluza de unos 400 gramos.

–Un sobrecito de tinta de calamar.

–Dos yemas de huevo.

–Para el sofrito: Una cebolla, un diente de ajo y un tomate.

–Para el acompañamiento: Una patata hermosa.

–Un vaso de agua.

–Harina, aceite de oliva, sal, pimienta negra y perejil.

Al pescao:

Vamos a empezar con el sofrito: Pica muy fina la cebolla y el ajo y ponlos a pochar a fuego medio en tres cucharadas de aceite de oliva, con un pellizco de sal. Mientras, pela y despepita el tomate, lo picas y cuando la cebolla empiece a estar transparente lo añades y que siga pochando.

Mientras se hace el sofrito aprovecha para quitar la piel, lavar y picar la merluza a cuchillo en daditos pequeños. La pones en un bol con un pellizco de sal, otro de pimienta y unas hojas de perejil también picadas finas. Reserva.

Albóndigas merluza con tinta 3Cuando el sofrito esté listo retiras un tercio, más o menos, y lo añades al bol de la merluza junto con las dos yemas de huevo y mezclas con garbo.

Al resto del sofrito le añades medio vaso de agua y cuando empiece a hervir echas el sobrecito de tinta manchándote un poco los dedos (es imprescindible e inevitable).

Cocinas una rato la salsa (¿5… 10 minutos? por ahí) y cuando haya reducido un poco la echas en el vaso de la batidora y la bates muy bien. En este momento se puede controlar cómo queda de espesa la salsa añadiendo un poco más de agua si fuera necesario (Ojo, prefiero agua a caldo de pescado porque el plato tiene que saber a merluza y a tinta y no a otra cosa).

Es el momento de freír las albóndigas: Pon la sartén al fuego con un buen chorro de aceite. Ve haciendo pelotitas con la picada de pescado, sofrito y especias, las pasas por harina, las sacudes con delicadeza y las echas a freír. Solo un par de minutos, hasta que se doren por fuera, que luego hay que terminarlas con la salsa.

Ya casi está. Devuelve la salsa de tinta a la olla, añade las albóndigas fritas y cocínalas a fuego suave unos minutos más, lo justo para que se produzca la magia.

Mientras, puedes pelar y cortar la patata en tiras finas, añadir sal y freírlas en aceite caliente.

Y servimos: Una buena ración de albóndigas y un puñadito de patatas paja por plato. Lo que decía: fetén.

Minutos musicales:

Supongo que alguien la pondría en la radio, o en algún programa de la tele, el caso es que se me pegó como una gominola al paladar y a lo largo de la semana me he descubierto en la ducha, o en la cola del supermercado o en el coche… canturreando el “no, i dont want to fall in love” del ‘Wicked game’ de Chris Isaak, e incluso rascándome la barriga al ritmo de esa guitarra tan cálida, tan sureña, tan nostálgica… Y luego me acordé del videoclip, con una Helena Christensen jovencísima y guapa a rabiar, que fue censurado en varios países por su contenido supuestamente pornográfico (y eso que aún estábamos en los 80, pero es que hay mucha gente aburrida) y no me pude resistir. Es una de esas canciones inolvidables.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: