Skip to content

Corvina salteada con puré de remolacha

22 de enero de 2016

Corvina marcada con puré de remolacha 1

Como algunos de esos que se llaman amigos se dedicaron la semana pasada a chotearse en las redes sociales de mi elegante paté de aceitunas negras y anchoas, e incluso llegaron a escribir que parecía una boñiga pinchada en un palo, esta semana colgaré uno de esos platos bonitos de ver, para ellos, pero sobre todo para los demás.

(No escribiré que son unos cabrones para que no me fulmine un rayo WP)

El apaño para dos personas:

-Una cola de corvina (o una lubina, o dorada o cola de merluza…, aunque la carne de corvina tiene una textura especial).

-Media cebolleta, cuatro o cinco tomatitos cherry y alcaparras para acompañar a la corvina.

-El zumo de media lima, sal, pimienta y salsa de ostras china para aliñarla.

-Unas huevas (yo las he puesto de salmón) y unos brotes (de rábano por ejemplo) para vestirla.

-Un diente de ajo y una punta de guindilla para saltearla.

-Una remolacha, aceite de oliva virgen extra y sal para el puré.

Al turrón:

Empezaremos por el puré de remolacha: Pela una remolacha, cuécela, métela en el vaso de la batidora con un buen chorro de aceite de oliva y un pellizco de sal. Bate y listo. Hasta Yoda podría hacerlo sin utilizar la Fuerza. Lo reservamos para el final.

Limpia la corvina y retira las espinas y la piel. Córtala en dados del tamaño de… un dado. Es para hacer un semiceviche (¿existe el concepto semiceviche?).Corvina marcada con puré de remolacha 2

Filetea el diente de ajo y la punta de guindilla y los salteas en un par de cucharadas de aceite. Retíralos y en el mismo aceite bien caliente saltea los dados de corvina. Solo un minuto para que quede semicruda.

Saca los dados del aceite, dejas que se atemperen y los aliñas con el zumo de media lima, una cucharada de salsa de ostras, un pellizco de sal y un poco de pimienta recién molida. Después añades la media cebolleta, los tomatitos cherry y las alcaparras todo muy picado.

Ya podemos montar el plazo: un par de cucharadas del puré de remolacha, encima el pescado aliñado y sobre él las huevas de salmón (o las que te apetezcan) y los brotes de rábano (o los que tengas por casa).

Un verdejo de Rueda y a correr.

Y la música:

Yo ya había escuchado a los chicos barbudos de Egon Soda, pero estas Navidades pasadas (y ya casi olvidadas) mi hermano David me pidió que insistiera con ellos y en cuestiones musicales casi nunca se equivoca. Así que la tomé con su último disco, ‘Dadnos precipicios’, y la verdad es que hay mucha enjundia entre tanto pelo…

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: