Skip to content

Empanadillas de ternera y queso

7 de noviembre de 2014

empanadillas de ternera y queso 1

Unas empanadillas de esas clásicas y para todas las edades. Siempre ricas y sabrosas. Poco más se puede añadir… Y como las empanadillas son una de las especialidades de la casa, aquí os enlazo un poco de recetario: flop.

Avío para dos docenas de empanadillas, más o menos:

–Medio kilo de carne de ternera picada.

–Una cebolleta, un pimiento verde, tres o cuatro tomates y dos dientes de ajo.

–Un par de cucharadas de pimentón de la Vera y una puntita de guindilla para darle chispa al asunto.

–Un trozo de queso manchego.

–Sal, aceite y pimienta.

–Obleas de empanadillas de La Cocinera, mis preferidas.

A la faena:empanadillas de ternera y queso 2

Vamos a empezar por el sofrito, claro: Picamos la cebolleta, el pimiento y los ajos y los ponemos a sofreír con un pellizco de sal y otro de pimienta negra molida. Cuando la cebolla esté tierna añadimos los tomates picados sin piel ni semillas y cocinamos hasta que queda una salsa rica y con algún tropezón, no hace falta que quede demasiado fina.

Mientras, en otro cacharro doramos la carne en tres cucharadas de aceite con otra pizca de sal, la punta de guindilla y el pimentón.

Cuando cada cosa esté ya casi casi hecha por separado las juntamos y les damos una buena oportunidad de conocerse a fuego lento, una media horita, hasta que probemos el relleno y chupemos la cuchara. Cuando esté listo retiramos del fuego, rallamos por encima el trozo de queso y removemos bien.

Ahora solo hay que ir colocando una a una las obleas sobre una tabla, poner una cucharada de relleno en el centro e ir sellando con el tenedor siguiendo el método tradicional: Doblamos la oblea, juntamos los bordes con los dedos y apretamos con los dientes del tenedor por todo el límite con buen tino y mucha actitud.

Las colocamos en una bandeja y las metemos en el horno precalentado a 180 grados hasta que estén doradas y crujientes.

Las ponemos en la mesa justo al final, no vaya a ser que cuando lleguemos ya no quede ni una…

Al compás:

Una cosa tontorrona que te alegra el día: De repente empieza a sonar en tu cabeza una melodía que hacía tiempo que habías olvidado, no sabes de dónde ha venido ni te la puedes sacar del magín y todo a tu alrededor empieza a moverse a ese ritmo. Si la canción es buena y no una de esas tonadillas pegajosas del verano te invade una sensación como triste y dulce, de nostalgia y calidez. Eso me ha pasado esta semana con la maravillosa ‘The letter’ de los Box Tops. Y ya cuando busqué el clip en Youtube y me encontré a Alex Chilton tan jovencito moviendo el flequillo por delante de los ojos se cerró el círculo.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: