Skip to content

Humus de guisantes

25 de julio de 2014

humus de guisantes

De los creadores de Hummus de judías blancas con remolachaHummus de alubias rojas y pimiento asado o Mutabal… hoy un nuevo plato rápido, sencillo, fresco y rico para el ferragosto.

Dos advertencias:

1. Sí, soy consciente de que respecto a los humus anteriores de este blog me he comido una ‘m’, pero es a lo que me ha llevado una profunda reflexión sobre la evolución del lenguaje escrito.

2. Ya sé que humus en árabe significa garbanzo, pido perdón a los que se sientan perdidos u ofendidos por el título de este plato, pero lo he hecho en aras a una universal comprensión.

Necesitamos:

-Una lata de guisantes cocidos de 250-300 gramos.

-Media cebolleta y media lima.

-Una cucharada de tahina o un puñadito de sésamo.

-Pan de pita.

-Aceite de oliva virgen, pimentón, pimienta negra y sal.

-Un vaso de agua.

Al lío:

Me he enrollado tanto en la presentación para darle un poco de cuerpo a esto, porque la preparación solo nos va a robar cinco minutos.

Escurrimos los guisantes y los echamos en el vaso de la batidora junto a la media cebolleta, el zumo de media lima, la cucharada de tahina (o el sésamo si no tenemos tahina a mano), un chorrito de aceite de oliva y un pellizco de sal. Batimos con desparpajo. Si vemos que queda demasiado denso lo podemos rebajar con un poco de agua. Y si nos gusta con una textura más suave podemos pasarlo por el chino o el pasapuré.

Probamos con el dedito y terminamos de aliñar con aceite y sal si fuera necesario.

Ponemos a enfriar y mientras tostamos unos panes de pita en la tostadora.

Para servir, colocamos el humus en un bol o extendido en un plato hondo, lo regamos con un chorrito de aceite, pimentón, pimienta recién molida y unas semillas de sésamo. Acompañamos con el pan de pita tostado y cortado en triangulitos y a picar…

Música:

Esta semana, y por casualidad, he escuchado una versión que el grupo español Dorian Gray hizo del ‘Without you’ de Badfinger y ahora no me la puedo sacar de la cabeza. Es una canción que siempre me ha obsesionado, concretamente por la versión de Harry Nilsson, que ya enlacé una vez en este blog. Es una de las más dramáticas y arrebatadoras de la historia del pop. Esta versión no llega al nivel de pelos-como-escarpias de la de Nilsson, pero si os quedáis con ganas la podéis escuchar después.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: