Skip to content

Quiche de piquillos y mejillones

14 de noviembre de 2013

Quiche de piquillos y mejillones 2

Los pimientos del Piquillo son un producto fetén, proclamo. No solo aportan sabor, sino también alegría a la cocina. La prueba es esta quiche que queda de un naranja vivo, casi fosforescente, y sin emplear uranio como en el tomaco de los Simpson. Casi todo en esta receta son conservas y se hace en un santiamén.

Por cierto, si alguien quiere consultar otras recetas de quiche en el Comidiario aquí dejo el enlace: flop.

Ingredientes:

–Masa quebrada (en esta caso de esas que ya venden hechas, más rápido).

–Cuatro pimientos del Piquillo en conserva.

–Una lata de mejillones al natural.

–Un bote de nata líquida de 200 ml.

–Tres huevos.

–Queso rallado, en esta caso mozzarella.

–Para el sofrito: Un puerro, una cebolla pequeña y una zanahoria.

Vamos con ello:

Empezaremos por el sofrito: Limpiamos el puerro, retiramos las hojas exteriores, lo abrimos por la mitad y lo cortamos en juliana. Picamos fina la cebolla y la zanahoria y lo rehogamos todo junto en una sartén con tres cucharadas de aceite y una pizca de sal a fuego suave, hasta que quede todo blandito.

Mientras se rehogan las verduras preparamos la masa. La desenrrollamos y la colocamos sobre una fuente redonda –yo suelo colocar unos trozos de papel de horno en la base que asomen por los laterales para que no se pegue y sea más fácil de desmoldar–. La adaptamos a la fuente con los dedos, cortamos la masa sobrante son una puntilla y hacemos unos agujeros en la base. La metemos en el horno precalentado a 180 grados para que se dore un poco, entre cinco y diez minutos.

Por otro lado, abrimos la lata de piquillos, sacamos cuatro o cinco, los echamos en el vaso de la batidora y los batimos bien hasta que queden hechos puré.

En un bol juntamos el puré de piquillos, el sofrito, los tres huevos batidos, el bote de nata líquida y la mitad del caldito de la lata de mejillones colado, para que aporte un poco de sabor. Mezclamos bien con el tenedor.

Cuando la masa esté un poco dorada la sacamos del horno, la rellenamos con la mezcla, colocamos los mejillones bien distribuidos con ayuda de precisas fórmulas matemáticas o a ojo, allá cada cual… Espolvoreamos con el queso rallado (yo prefiero uno que no tenga mucho sabor, para que no robe el del resto de ingredientes). Y al horno una media hora, hasta que el queso esté bien fundido y el contenido de la quiche bien dorado.

Se puede comer templada, pero yo prefiero dejarla descansar unas horitas para que todo fragüe en condiciones. Hacerla por la mañana y cenarla por la noche, por ejemplo.

Música:

Me he dado cuenta de que todavía no había pinchado aquí nada de Coque Malla y eso que es el top de mi cocina en los últimos meses. No solo por el último y precioso disco ‘Mujeres’. Estoy también reescuchando los anteriores y todos, desde ‘Soy un astonauta más’ hasta ‘Termonuclear’ son una maravilla. Coque es uno de nuestros grandes compositores. Me encanta ese rollo sencillo y a la vez profundo de sus letras. Y además tuve la oportunidad de verle en directo hace algunas semanas en su primer concierto en solitario en Ibiza, en El Sitio de Sant Antoni, y fue un concierto emocionante. ‘Berlín’ siempre ha sido una de mis preferidas, os la regalo:

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: