Skip to content

Elvis y la parodia de Elvis

1 de junio de 2013
tags:

‘Heartbreak Hotel’ fue la sintonía de un programa de radio que hice en el invierno de 1988 en la emisora local de mi pueblo, Radio Cárabo. Se llamaba ‘El árbol del ahorcado’ y se emitía los sábados por la tarde. Recuerdo que siempre lo presentaba con la misma frase. Cuando Elvis susurraba aquello de “y están tan solos que quisieran morir”, yo entraba: “‘El árbol del ahorcado’, música en blanco y negro”. Desde entonces he visto decenas de vídeos de Elvis cantando esa y muchas otras canciones, en conciertos y programas de televisión, descubriendo como el Elvis auténtico se convertía rápidamente en el primer imitador de Elvis.

No es raro. Hay que tener en cuenta que en pocos años, casi meses, pasó de ser el adolescente que le cantaba tiernas tonadas country a mamá a un ídolo de masas. Un éxito como una explosión atómica capaz de derribar cualquier personalidad. Elvis era un hombre muy guapo, con una mirada profunda y tristísima y una sonrisa entre inocente y traviesa. Tenía una gran voz, muy elástica, y un enorme talento musical, además de un carisma arrollador. Fue el primer gran icono mundial vendido directamente como una bomba sexual, aunque su ideología ultraconservadora de americano medio le convertía al mismo tiempo en el hijo/yerno ideal. Debutó en 1954, con 19 años, y a finales de los 50, sobre todo después del casi televisado servicio militar, ya no era el mismo. La música había pasado a un segundo plano. Elvis era un showman que contaba historias, chistes, gesticulaba, meneaba el tupé y movía las caderas. Tanto que muchas veces el grupo paraba de tocar tras los contoneos para que las chicas pudieran dejarse las cuerdas vocales gritando. Se había convertido en una parodia de Elvis.elvis

La década de los 60 es un absoluto vacío artístico. Elvis pasa varios años sin subir a un escenario, aunque sí aparece regularmente en el papel cuché, además de todas esas películas infames (27 seguidas). Tan malas que pueden resultar deliciosas para una tarde de siesta y con unas bandas sonoras que van desde el aceptable al bochorno. Claro que grabó buenas canciones, porque casi siempre eligió o le eligieron muy bien los temas y tiraba con soltura de la sensualidad de su voz.

Curiosamente el auténtico Elvis regresa al filo de los 70. El personaje sudoroso, alcohólico y empastillado, al borde de una implosión orgánica de Las Vegas es más Elvis que el de toda la década anterior. La caricatura de Elvis con un mono medio cowboy medio astronauta, cubierto de oro, con el pelo desmañado y unos patillones que parecen triángulos de peluche pegados a la cara quiere cantar y demostrar que el Elvis de verdad aún está ahí dentro.

Si Elvis ha sido el personaje más imitado, parodiado y caricaturizado de la historia -al mismo tiempo del más adorado- es porque fue él mismo el que sentó las bases de cómo se le debía imitar, parodiar o caricaturizar, después de estar la mayor parte de su vida autoimitándose.

(Espero que en la isla esa a la que van los que nunca mueren, cuando Elvis lea esto con Marilyn, su exyerno Michael, el auténtico McCartney o el del medio de los Chichos, esboce una de esas sonrisas demoledoras…)

Las pruebas:

1957, comienza la autoimitación:

1968, la autoparodia:

1970, al borde de la implosión:

Pero Elvis no fue el único en parodiarse a sí mismo, Johnny Cash también se atrevió:

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. siapetece permalink
    1 de junio de 2013 20:04

    Estupendo reportaje. Siempre me ha gustado más J.Cash y sobretodo la película que se hizo de su vida.

    • 1 de junio de 2013 21:49

      Yo soy muy fan de Elvis, incluso de sus propias imitaciones. También de Johnny Cash

  2. siapetece permalink
    3 de junio de 2013 13:07

    Estoy en la recta final del pollo Thai. No sé cómo va a quedar, de sabor muy rico pero parece una sopa, ya te contaré si esto se reduce 😉

    • 3 de junio de 2013 14:21

      Reduce que algo queda

      • siapetece permalink
        4 de junio de 2013 9:00

        ohhhhhhhhh me salió una sopa, me pasaré la semana comiendo lo mismo, en fin… La próxima vez le echo medio pote de leche de coco.

      • 4 de junio de 2013 14:04

        A lo mejor la mía era más espesa, también puedes ir echando poco a poco… Yo la he usado otras veces y siempre me ha quedado bien con el bote entero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: