Skip to content

Mejillones de roca a la mostaza

5 de mayo de 2013

Mejillones a la mostaza 1

Pasear sin rumbo fijo por entre los puestos del mercado es una actividad peligrosa. Abundan las tentaciones. Siempre puedes encontrar la mirada brillante de un pescado que pide que te lo lleves a casa. Ya sé que los mejillones no tienen ojos, pero si descubres unos pequeñitos de roca con esta pinta tampoco les vas a hacer un feo…

Ingredientes:

-Un buen puñado de mejilloncitos de roca.

-Un par de dientes de ajo, otro de chalotas y unas hojas de perejil.

-Medio vasito de vino blanco o de brandy.

-Dos cucharadas de mostaza buena y fuerte, de esas que animan el corazón.

Receta:

Una advertencia para empezar: no es conveniente pasarse con la mostaza, se trata de elevar un poco el tono del sabor de los mejillones, que si son buenos son muy sabrosos, no de cargárselo.

Lavamos bien los mejillones y limpiamos la concha y el estropajillo que usan para adherirse a las rocas con una puntilla.

Picamos muy muy muy fino el ajo, las chalotas y el perejil. Rehogamos los dos primeros en la olla y cuando la cebolla nos enseñe su interior con las transparencias vertemos el medio vasito de vino o brandy. Dejamos que se evapore el alcohol y enseguida añadimos las dos cucharadas de mostaza, el perejil y los mejillones. En cuanto se abran nos los llevamos a la mesa y nos los zampamos sin esperar a nadie. Hay que estar atentos.

Música:

Ya que me he estirado tan poco con la receta escribiré un poco más para su acompañamiento. Hace días que estoy dándole (otra vez) vueltas a esta canción, una de mis preferidas: ‘It was a very good year’, con la que Frank Sinatra se llevó el Grammy al mejor tema en 1966. He llegado a pensar que nunca se ha cantado mejor en la historia. Con la emoción justa. Y además los arreglos (de Gordon Jenkins) son preciosos, increíbles. Se han hecho un montón de versiones, pero la de Sinatra es, sin duda, la definitiva, como tantas otras a lo largo de su carrera. Me fascina la canción y me fascina este vídeo, que he visto muchas veces. Sinatra está en el estudio, a punto de comenzar la grabación. Está relajado: Bebe café, fuma, carraspea, hace chistes… y cuando comienza a ensayar muestra así, casi sin querer, su apabullante talento. Repito: no se puede cantar mejor.

Atención al gesto con el que marca el final a la orquesta, a cómo pregunta como caído del cielo cuánto ha durado y se sorprende de que hayan sido más de cuatro minutos, a su mirada mientras escucha la grabación…

Permitidme que os haga este regalo:

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 6 de mayo de 2013 16:23

    Recetaza y temazo! 😉

  2. 6 de mayo de 2013 19:31

    Más temazo que recetaza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: