Skip to content

Pintxos de merluza y crema de queso

11 de abril de 2013

Pintxos de merluza y crema de queso

Esta historia empieza, como tantas otras, con un deshecho de la sociedad de consumo abandonado a su suerte en un apartamento desnudo. Solo. Aterido. Esperando a su destino en algún contenedor de basura. Pero aún hay esperanza…

Ingredientes:

-Un par de filetes de merluza.

-Un tomate y una cebolleta.

-Aceitunas, pepinillos, alcaparras.

-Huevos de codorniz.

-Crema de queso, tipo Philadelphia.

-Aceite y sal.

Receta:

Como iba diciendo más arriba, el otro día me encontré en el congelador unos pobres filetes de merluza abandonados. No daban como para una comida, pero aún podían tener un destino más digno y sirvieron para unos pintxos de aperitivo.

Lo primero es descongelar sin prisa la merluza, poniéndola en un plato dentro del frigorífico, por ejemplo.

Mientras, podemos cocer los huevos de codorniz. Cuando estén listos los pelamos, los partimos por la mitad y reservamos los más bonitos para ponerlos luego de antena en el pintxo.

Cuando la merluza está descongelada la ponemos en una bandeja de horno sobre un papel, con una pizca de sal y un tomate rallado por encima. Lo metemos al horno a 180 grados unos 15 minutos.

Mientras se hace picamos muy fino por un lado la cebolleta y por otro un par de pepinillos y unas alcaparras, sin pasarnos para que no le roben el sabor a la merluza.

Sacamos los filetes con tomate del horno y los machacamos con el tenedor junto a un par de cucharadas de la crema de queso y los medios huevos de codorniz menos agraciados, hasta que quede más o menos una masa uniforme. Después añadimos la cebolleta, los pepinillos y las alcaparras, mezclamos bien y probamos para rectificar de sal si fuera necesario.

Ya solo queda tostar unas rebanadas de buen pan en la plancha o la tostadora, poner una buena cantidad de masa en cada una y adornar con medio huevo de codorniz pintxado, o, como en este caso, con un ovni híbrido de aceituna con anchoa y huevo de codorniz, y un rayito de aceite de oliva virgen extra, que no falte.

Se puede hacer con otros pescados, pero, siempre pasando del pescado basura, ojo.

Y un pintxito de Kiko:

Un disco de Kiko Veneno siempre es un regalo y más si es uno tan diferente como este ‘Sensación térmica’ que se acaba de sacar de la manga a los 60 años. Está poblado de canciones “raras”, como él mismo las ha definido, pero sin renunciar al Kiko que siempre nos ha invitado a sentirnos en su música como en casa. Aquí está el Kiko que busca, como el de ‘Seré mecánico por ti’, y el que nos da el calorcito naif de ‘Échate un cantecito’ o ‘Punta Paloma’. Sin duda la producción de Raül Refree ha ayudado en la búsqueda. No faltan sus versos surreales y certeros: “De pronto me di cuenta de que no hacía frío, que era la sensación térmica de que tú te habías ido”, ni tampoco sus deliciosos juegos de palabras: ¿Cómo es Kiko, ‘Voy a amarte porque me sabes amar’ o ‘Voy a Marte porque me sabes a mar’?

Y aquí el primer single, ‘La vida es dulce’

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: