Skip to content

Bocados de arte japo

23 de junio de 2012

Confieso que soy un flipado de la cocina japonesa. Entre otras cosas, supongo, porque no alcanzo a entender cómo su obsesión por la comida les ha llevado a convertirla en una más de las bellas artes. Yo me atrevo casi con todo, pero esa delicadeza y sofisticación para convertir en fino trabajo de orfebrería un trozo de pez recién salido del agua me superan. Me falta algo de paciencia y meditación, creo.

Pero siempre quedan los artistas. Mi amigo el chef Hideki Aoyama, harto de trabajar para los demás, ha abierto hace poco su propia pequeña Sushiya, una taberna típica de sushi, en la plaza de sa Drassaneta de Ibiza, y allí, con luz y fotógrafos -que han sustituido a los taquígrafos de la misma forma que el Facebook al BOE-, va elaborando delicadas joyas con pescado local y arroz de su Osaka natal. Hasta la emoción. Algún día espero que me desvele el secreto.

Además es una oportunidad única para que los ibicencos de pro que creen que la cascada del fin del mundo se sitúa en la plaza del Mercat Vell redescubran el barrio más bello de la ciudad.

Un humilde regalo para Hide y Toga:

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: